MAPOMA 2010

lunes, 26 de abril de 2010

Sábado (Recogida de dorsal y comida de la pasta)

Sábado 24, son las 10:30 h y nos encontramos en el Metro de Lago yo, mi mujer y mi peque con Satur y Sonia. Alegría en el reencuentro, abrazos y risas. Hemos quedado a las 11:00 con Abe para coger el dorsal en la puerta del pabellón de La Pipa. Se une a nosotros Servando, y un poco más tarde aparece Abe (sigue sin pelo, pero se empieza a dejar ya barbita). Saludamos también a Ángel de la Mata, y nos metemos en harina y vamos a por el dorsal. Una vez cumplido el trámite nos damos una vuelta por la feria del corredor, y el grupo se disgrega. Quedamos en Goya a las 14:00, vamos a comer con gente de Carreraspopulares en un italiano de la zona. Comida agradable, fotos, risas con Pepemillas y Santi Palillo hasta casi las 17:30 h. Nos tomamos la última con Pepemillas en la Cervecería Santa Bárbara y a casa a descansar.



Domingo, el día D, se acerca la hora "H"

¡Vaya, ya pasó otro año!. Parece que fue ayer cuando me enfundé la camiseta para correr mi primera maratón, MAPOMA 2009, y ya estoy otra vez con mi rutina, solo con mis pensamientos.
Son las 3:30 am y me levanto para comer, ¡hay que llenar el estómago con tiempo que la carrera es larga!, pienso. Después de apurar los últimos macarrones del plato y comerme dos plátanos, por lo del potasio...., me vuelvo a acostar hasta las 5:30 am. Me duermo pensando en positivo, repaso en mi mente sensaciones del año pasado, visualizo la carrera, le doy vueltas y más vueltas a mis pasos por la media, el km 31,5 donde veré a mi familia por primera vez, la entrada en meta con mi hijo, ¡me emociono!, estoy nervioso, intento arrinconar en mi mente al tío del muro y a toda su familia pero sé que está ahí, este año me espera y sé que tendré que vencerle, pienso en él y qué haré si le encuentro pero no tengo respuestas. Sé que no me puedo engañar, este año no entrené con la misma intensidad y esfuerzo, las lesiones y el día a día a veces nos pueden y cumplir los objetivos de entreno se hace difícil, pienso que tal vez mis objetivos superaban a mis posibilidades, pero lo hecho, hecho está, aunque el ir durante la carrera con mi amigo Satur y posiblemente también con Jorge me tranquiliza (entre tanto pensamiento os aseguro que algo dormí, fijo).

Las 5:30 h, suena el reloj y me levanto, empiezo la rutina...., me ducho, como alguna barrita con bebida isotónica, y un pensamiento fijo ¡¡A DISFRUTAR, HOY ES EL GRAN DÍA!!. a LAS 6:55 h me despido de mi familia con abrazos y besos y un ¡¡luego nos vemos!!, y salgo de casa. Aparco por detrás de la Gran Vía y en metro me dirijo a Banco de España. Estoy nervioso, las piernas me tiemblan, hoy me encuentro raro pero muy motivado. Hemos quedado a las 8:15 en las escaleras ¿¿¿???? del Palacio de Telecomunicaciones para la foto de grupo, pero como está de obras no hay escaleras, aunque dá igual. Poco a poco llegan el resto de componentes del Nunca, Jaime, Satur y Sonia, Abe, amigos del cerro, vemos a Santipalillo, Pepemillas, aparece también Servando (gracias por el gel), y mas tarde Pablo y ¡¡El Boss!!. Saludos, comentarios, fotos, y los más importante sueños y sonrisas, muchas sonrisas, ahí va alguna de ellas....



La hora se nos echa encima y nos dirijimos a dejar las bolsas. Allí nos encontramos con mis vecinos, Jorge "LA MÁQUINA" curtido en estos eventos, a la derecha de la foto, y "Los Velociraptores" Jesús y Javi, que se enfrentan a su primer maratón. Hoy iremos con ellos hasta que el cuerpo aguante.



Hechas las presentaciones y solventadas las urgencias de última hora, avanzamos calle arriba hacia la salida, este año hay muchísima gente (aunque las salidas están separadas se notan los 10 K), y hace ya a estas horas calorcito. Todos pensamos lo mismo, ¡la que nos va a pegar hoy durante la carrera!. Avanzamos entre la gente hasta llegar cerca de uno de los arcos, y ahí nos quedamos. Vemos la llegada de los paracas a la salida , y en un abrir y cerrar de ojos comenzamos a correr Castella arriba.



Primeros kilómetros de bromas y jaleo con Jorge, Satur, Javi y Jesús y el resto de compañeros de carrera, con buenas sensaciones pasamos el Bernabeu primero (a Jorge le da un ataque de alergia repentino..., se nota que es del atleti, ¿no?), y después Plaza de Castilla, República Argentina y llegamos a Nuevos Ministerios, es impresionante ver la marea de corredores que nos antecede y precede.



Los kilómetros pasan y vamos a buen ritmo, con buenas sensaciones. Llegamos a la Calle Gran Vía, hay muchísima gente animando. Es espectacular el paso por la Calle Preciados, Sol y la Calle Mayor, nos acercamos poco a poco al Palacio Real y en breve a la Media Maratón. La cuesta que sube hacia la Calle Génova empieza a pasarle factura a Satur, nos quedamos rezagados él y yo, y Jorge, Javi y Jesús se adelantan y desaparecen por delante nuestra entre la multitud.




Satur me dice que tire, pero soy cabezón y quiero seguir con él, aunque en el fondo sé que tarde o temprano me echará de su lado a puntapiés, él tiene su ritmo y yo le fuerzo aunque no quiera. Pasamos por Príncipe Pío y entramos en la Casa de Campo, Satur no va bien y vuelve a insistir en que tire, pero no le hago caso, en mi mente hay incertidumbre, ir solo no es lo que tenía pensado, y me da un pelín de grima con los kilómetros que quedan aún.

Pasado el kilómetro 27, y después de que Satur volviese a insistir de nuevo en que tirase, muy a mi pesar le dejo y me adelanto, noto el cuádriceps de la pierna derecha un pelín cargado y soy consciente de que este año tocará sufrir.
Paso por Lago, veo a mi familia e intento disimular, no quiero preocuparles, pienso sobre todo en mis padres, mi mujer me conoce y sabe que no haré locuras. Abrazo a mi hijo y a mi mujer, todos me animan y eso me emociona. Enfrento la parte final de la carrera con cierta inquietud, no me encuentro bien y aún quedan 10 km. Pasado el km 36 mi cuádriceps dice que quiere un respiro y me tengo que parar y andar. Ya sabía yo que el tío del mazo me perseguía, y al final me cogió. Una cosa lleva a la otra y de la sobrecarga del cuádriceps paso a los tirones en los gemelos, -¡eso me pasa por parar! pienso. Del km 36 al 41'5 se repite la historia una y otra vez, corro, ando, corro, ando..., me centro en el siguiente paso y el siguiente trote, hace calor, hay gente alrededor pero están en un segundo plano, tiro de garra y antes de entrar en el retiro pienso en mi familia que me espera, empiezo a trotar con los gemelos acalambrados, parezco un robot pero sé que me queda poco, paso el km 42 y un poco más adelante está mi familia, animando, recuerdo la entrada del año pasado, me siento lleno, mi hijo viene a por mí y literalmente me arrastra hasta la meta, ya no siento tirones ni cansancio, entramos los dos en meta de la mano, por segunda vez, ¡lo conseguí!, terminé mi segundo maratón. Me acuerdo de Satur, no se cómo le irá, aunque en unos minutos, al salir de la zona de meta me encuentro en el lugar acordado con Ángeles y su familia, me comenta que Satur ya ha llegado y ha entrado con sus dos sobrinos en meta, me alegro por él, sabía que con su fuerza mental y a su ritmo solventaría su papeleta.
Ahí dejo tres momentos en foto que resumen la última parte de mi carrera:

MAPOMA tiene algo especial que te engancha, y este año he aprendido mucho. El año que viene SEGURO volveré.

Agradecimientos

No hice en la crónica referencia a toda la gente que me animó y nos animó durante la carrera, y creo que es el momento de decirles con letras bien grandes ¡GRACIAS!. Gracias a la familia Rodríguez Pozuelo, especialmente a Ángeles, que siempre está ahí. A Sonia, ¡qué alegría me dió verte enfilando el km 33!. A Beatriz, que también nos la encontramos en dos ocasiones. A mis vecinas que chillaron de lo lindo al vernos pasar, ¡y cómo no!, ¡a mi familia!, especialmente a mi mujer, que con su cariño, paciencia, apoyo y ánimo ha hecho posible que se vuelva a cumplir mi sueño este año.
Dedicatoria "in memoriam"
Hace algo más de 1 mes que murió mi abuela Josefa, excelente persona y áun mejor abuela, abnegada en el esfuerzo y siempre dispuesta para con su familia. En aquel entonces pensé que sería bonito dedicarle mi segundo maratón y gracias a ella encontré en el tramo final de la carrera fuerzas para no abandonar y llegar al final. Va por tí abuela.
Como no podía ser de otra forma, esta carrera también VA POR ELLOS. MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA. EN MI NOMBRE NO.

8 comentarios:

SONIA dijo...

Vaya Ángel, Esther tenía razón, tu crónica es muy emotiva. Gracias por compartir con nosotros la experiencia de tu segunda maratón. Son cosas que no se pueden explicar con palabras... ¡Me metéis las ganas en el cuerpo leñe!

Un fuerte abrazo!!

Saturnino dijo...

GRACIAS; mi cuerpo llegó hasta donde pudo, me hubiera gustado seguir contigo, pero creí que era lo mejor para ti y sobre todo para mí; si llego a saber que las sensaciones que te acompañaban no eran buenas hubiese hecho un pequeño esfuerzo, pero yo iba justo, tenía que desconectar.
Bonita crónica.
Un abrazo.

Saturnino dijo...

Y bonitas fotos.
Otro abrazo.

Abe dijo...

¿no hay nada más atrás?
Lo primero, las fotos son geniales. La crónica, genial.
Las dedicatorias, agradecimientos en la línea del tipo que eres ;D
¡¡El domingo vente y paga unas cervezas qué nos has liado pájaro!!
Un saludo¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Ángel dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, aunque tengo que reconocer que es difícil superaros escribiendo, ¡cómo se nota que tenéis blog!.

Sonia, ya sabes, con tranquilidad y pasito a pasito, vuestros comentarios tanto en tu blog, como en el de Satur, también son muy buenos.

Reconozco Satur, que hace falta cabeza para afrontar grandes retos, y tú la tienes, cosa que me viene muy bien porque yo soy un pelín más impulsivo, y eso a veces me pasa factura.

Tu blog y crónicas de MAPOMA también están muy bien. En cuanto a lo de las birras, las que quieras.

Abrazos a los 3, y nos vemos en breve.

¡¡Abe, vente pa los Aquilianos!!

EFESOR dijo...

qué bien, que bonito, qué todo :-)

yo quiero hacerme una, si si !!

Alberto dijo...

Felicidades amig@s, Angel bonita cronica y que deciros a tod@s os quiero y admiro. Un abrazo y espero compartir con vosotros pronto todas estás experiencias.

El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.

THE BOSS

Beatriz dijo...

Aunque un poco tarde, me sumo a las enhorabuenas tanto por la carrera como por la crónica. Bueno, y por esos documentos gráficos que son impagables.
Como siempre, un placer estar animando.
Un abrazo.